Kidding ‘desnuda’ a Jim Carrey en una serie en la que parece tener mucho en común con su personaje

Kidding es un drama donde la gente canta o ríe casi siempre, o una comedia contada a través de la mirada triste y el tono apesadumbrado de un comediante que sonríe para el público que le sostiene sobre el frágil pedestal de la fama, pero que ha perdido la alegría de vivir.
En 2004, Michel Gondry y Jim Carrey tuvieron una exitosa relación profesional cuando trabajaron juntos en la película “Olvídate de mí”.
A mitad de camino entre el drama y la comedia, el filme narra la historia de Joel, un hombre que entra en pánico cuando le dan la noticia de que su novia Clementine ha hecho que borren de su memoria todos los recuerdos que le unían a Joel.

Ganadora de dos Óscar y de otros premios cinematográficos, la ficción tuvo también una gran acogida por parte de la crítica.
Catorce años después, los caminos de Carrey y Gondry vuelven a cruzarse para crear Kidding, una serie que coge al espectador con el pie cambiando. Porque la serie es un drama con la estética y el ritmo de una comedia, o una comedia en la que los personajes no parecen disfrutar ni el público es apremiado para que carcajee.

El Sr. Pickles y su paralelismo con el propio Jim Carrey

Los espectadores acostumbrados a ver a Jim Carrey interpretar en la pantalla papeles ligeros y personajes de comedia, se sorprenderán cuando descubran al mismo actor actuando de forma soberbia y metiéndose en la piel de un hombre atormentado por la pérdida de uno de sus hijos y por la ruptura de la mujer a la que sigue amando tras la separación.
Carrey demuestra en Kidding que es un intérprete de muchos registros. Logra bordar su papel sin caer en la sobreactuación o en la teatralidad. Donde otros artistas naufragarían al pasar de la comedia al drama porque se adentran en aguas revueltas y no dan con la proporción justa de gestos y silencios, Carrey toma las riendas del personaje de forma natural y sabe extraer lo mejor de sí mismo para proyectarlo en el Sr. Pickles.
Es indudable que en el equipaje biográfico de Jim Carrey viaja con el mismo corazón roto que hace infeliz a su personaje en Kidding. “Viajamos con piedras en los bolsillos”, afirma el personaje en una frase lapidaria que resume la existencia común que une a personaje y actor.

La muerte de Cathriona White aún sigue pesando en Jim Carrey

Tres años atrás, Cathriona White, la novia de Carrey se suicidó con una sobredosis de medicamentos.
Al parecer, la relación entre ambos fue tormentosa en diversas etapas y en las que tuvieron varias rupturas. La última, dos días antes de que Cathriona se suicidara.
Carrey fue acusado y denunciado por la familia de ella. Les hacía responsable de su muerte, de que la contagió con alguna enfermedad de tipo sexual e incluso de proporcionarle las pastillas que la llevaron a la muerte.
Finalmente, los cargos fueron desestimados, pero la muerte repentina de la chica ha estado marcando la vida del actor.
Tras el suceso, el vitalista actor que concedía entrevistas sin parar mostrando su lado más agradable y optimista, se fundió en negro y se volvió un tipo solitario y hundido en la depresión.
Quizás por este retiro voluntario resultó más sorprendente verle aparecer en una entrega de premios. En la entrevista que concedió al pisar la alfombra roja, lanzó un extraño argumento para explicar qué hacía allí:
“No tiene sentido nada de esto. Así que quería encontrar la cosa con menos sentido a la que pudiera unirme y aquí estoy”.
Este es el Jim Carrey que interpreta a Mr. Pickles en Kidding, el presentador de un programa infantil de marionetas que debe dar un sentido optimista y divertido a la vida de los niños, pero es, al mismo tiempo, el hombre profundamente marcado por la tragedia que se esconde tras las cámaras.

La serie se gana el beneplácito de la crítica y el público

Algunos críticos le censuran que a veces vaya demasiado lenta y que otras demasiado rápida, otros que la trama es demasiado previsible y que las distintas subtramas de la serie tienden a orbitar sobre la locura del personaje interpretado por Jim Carrey.
Pero, en general, los críticos no dejan de ver en Kidding a una obra que sorprende por la gran actuación de Carrey. La ficción tiene momentos de obra maestra visual. Ha cautivado la evolución del personaje desde el presentador adorable de marionetas al psicópata que va destruyendo su vida personal acosado por las tragedias familiares.
La obra es vista como incisiva y emotiva, llevada de la mano por un actor que vuelca el drama personal que vivió durante sus últimos años para forjar al personaje de Kidding, dándole el enfoque de su dolor y de sus contradicciones.
Algunos de estos expertos críticos señalan a Carrey como candidato ideal para entrar en la terna de candidatos a los prestigiosos premios de la televisión.

ShowTime renueva Kidding por una segunda temporada

“Kidding se ha establecido como uno de los shows más adorables y creativos de la televisión. Siento que he estado viendo al Sr. Pickles toda mi vida, y estoy deseando ser cautivado por su mezcla única de hilaridad y sufrimiento en la temporada 2”.
Con estas palabras, el presidente de programación de ShowTime Gary Levine anunció la renovación de la serie por una segunda temporada.
La buena acogida por parte del público y las opiniones favorables de buena parte de los críticos de televisión ha logrado que la productora se decidiese a renovar a Jim Carrey y todo su equipo para que la historia de Mr. Pickles continúe llenando de momentos de diversión y felicidad a los cientos de miles de seguidores que Kidding ha logrado reunir desde su estreno en muchos hogares del mundo.
En España, Movistar+ estrenó la serie mes de septiembre. Desde entonces se pueden visionar sus episodios en su catálogo de productos con vídeo bajo demanda.